Axiacore

contacto

Blog

Oportunidades de las empresas mayoristas en la era digital

Pablo Josué Martínez

Pablo Josué Martínez

24 Oct 2020

Oportunidades de las empresas mayoristas en la era digital

Si algo nos han enseñado las empresas más exitosas del mundo, es su capacidad de crear nuevos modelos de negocio, aún cuando esto pueda significar cambiar por completo el rumbo por el cual se fundaron. Por otra parte, nos han demostrado los beneficios de contar con una increíble adaptación al cambio e implementar nuevos servicios al núcleo tradicional del negocio con el pasar de los años.

No obstante, muchas compañías continúan evadiendo el desafío de transformarse estratégicamente, aún cuando conocemos la experiencia de grandes organizaciones que han tenido resultados devastadores por hacer siempre más de lo mismo. La situación toma más relevancia en un contexto en el que la tecnología, principal protagonista de la economía mundial, evoluciona cada día y acostumbra cambiar las reglas del juego con frecuencia.

Empresas que renovaron exitosamente su forma de hacer negocios

Lo previamente dicho se respalda en diversos casos donde organizaciones de sectores completamente diferentes triplicaron su valor en el mercado al utilizar la tecnología como su mejor aliada. Una de ellas es Alibaba, también conocida como el “Amazon de China”. La compañía pasó de ser una empresa de comercio minorista, a toda una firma digital. Sus más de US$56.200 millones de ingresos provienen actualmente de lo que han sido nuevas líneas de negocio: fintech, tecnologías digitales y entretenimiento.

Adobe, por su parte, nos entrega otras lecciones, pues pasó de ser un negocio especializado en el desarrollo de software a uno enfocado a la creación de experiencias digitales, marketing, plataformas de comercio y análisis de datos. Tan disruptivo fue su cambio que reemplazó su tradicional modelo de negocio de software a suscripciones en la nube.

Finalmente, para no extender mucho la lista, encontramos a Netflix. De ser ser un distribuidor de DVD por correo, se convirtió en el proveedor líder de contenido por streaming y, tras su enorme éxito, en una de las mayores productoras audiovisuales del mundo. Tal fue su crecimiento que, entre 2012 y 2018, multiplicó sus ingresos en 337%.

De la fábrica a la puerta de mi casa

Hasta no hace mucho, la única forma de adquirir algún electrodoméstico, abastecer la nevera o renovar nuestro closet era dirigiéndonos a una de las grandes superficies e hipermercados de la ciudad. Hoy la realidad es otra. Cada vez son más las empresas fabricantes de productos (consumo masivo, textil, aseo, electrónica de consumo, etc.) que le posibilitan al cliente adquirir directamente con ellos sus artículos.

De hecho, son múltiples las ventajas que perciben de conquistar nuevos mercados e implementar el comercio electrónico en sus operaciones. Entre los principales, fidelizar sus clientes, alcanzar más audiencias y aumentar sus ingresos al no tener que pagar algún tipo de comisión. De igual forma, encuentran una increíble mejoría en la atención al cliente en tanto a que pueden ofrecer directamente sus ofertas, hacer un control interno del inventario, asegurar la disponibilidad de los productos y crear su propia experiencia de usuario.

Lo anterior no quiere decir que vamos a dejar de ir a los habituales supermercados o comercios minoristas. Más bien, tendremos una nueva posibilidad de adquirir productos directamente con quienes son sus fabricantes. Este tipo de empresas, en esencia, al ya no tener que depender de un establecimiento físico, vislumbran cada vez más las infinitas posibilidades de tener un canal propio de venta digital.

En resumen

Sin lugar a dudas lo que se empieza a reconocer como una economía confinada, tras la pandemia causada por el COVID-19, ha sido una especie de telonero para la consolidación de la era digital en los nuevos mercados y hábitos de consumo. Dejar entrar la luz de oportunidades que se desprenden de ella, sin embargo, depende de cuánto abran las empresas sus rejillas y la recepción a una serie de tendencias que están en constante transformación.

Tanto así que algunos expertos ya empiezan a hacer una analogía entre la teoría de la evolución de las especies de Darwin y la actual transformación digital que atraviesan las organizaciones. ¿El pronóstico? No sobrevivirán las empresas más fuertes sino las que mejor se adapten a las nuevas condiciones. En este aspecto tenemos el caso de las compañías fabricantes de productos y su oportunidad de reimaginar la forma a cómo comercializan sus artículos para asegurarse un futuro prometedor.